NATY

Cansada del maltrato familiar, harta de padecer en la piel las frustraciones de su padre desempleado por más de diez años; de su madre que miraba sin ver, o que ya había renunciado por miedo a defenderla, se fue de su casa días después de cumplir 14 años.  Deambuló por las estaciones de la ciudad, aprendió a pedir las monedas de los vueltos en las ventanillas de pasajes, a comprar  pizzas incomibles y un yogur  alguna vez cuando la plata alcanzaba. Uno a uno fue aprendiendo los códigos de la calle. No tuvo una fiesta a los 15 como había soñado, pero se sintió satisfecha ese día por haber aprendido a sobrevivir entre sus pares, a sentirse adulta , aunque su cuerpo poco crecido dijera lo contrario. Esa convicción adquirida a golpes, fue lo que hizo que no tuviera miedo a vincularse con alguien más grande.Marcelo tenía 29 años y si bien no era demasiado afectuoso con ella, desde la medida del afecto a la que estaba acostumbrada, le pareció que era lo mejor que podía pasarle. Para ella una bofetada era una caricia con exceso de velocidad. El la llevó a vivir a una pensión en los alrededores y además le dijo que trabajaba. Naty se sentía muy bien cuando él estaba con ella, al fin era importante para alguien.No fue mucho el tiempo que pasó hasta que  le anunció que lo habían despedido y que lo más probable era que el dueño del hotel les pusiera un candado por la falta de pago y se quedara con sus pocas cosas. Naty que nunca había visto a su padre trabajar no encontró nada extraño en que él comenzara a quedarse durmiendo hasta tarde.No mediaron golpes ni ablandes, Naty aceptó por afecto la propuesta de Marcelo. Solo sería hacer lo mismo que hacía con él pero con otros hombres le dijo, además siempre estaría para cuidarla y nunca permitiría que la maltrate nadie, ni volvería a estar sola en las calles.Hace dos años que la busca cada noche a la salida del departamento que maneja un amigo suyo ex policía. Hace dos años que Marcelo dice no conseguir más trabajos. El había prometido que sería un tiempo corto, pero cada madrugada toma el dinero que el dueño del lugar le entrega por los servicios de Naty.

PDF de Interes